martes, 16 de junio de 2020

Reseña Lazarillo - Alejandro Cabrera Olea

Lazarillo Título: Lazarillo

Serie: Autoconclusivo

Autor: Alejandro Cabrera Olea

Género: Infantil

Editorial: Nube de tinta

N° páginas: 159

ISBN: 9789569476235


Es curioso, pero ser lazarillo y narrar un cuento es bastante parecido. En ambas actividades uno ilumina la oscuridad como con una vela, y hace ver a los que no ven.

Hace poco tuve un pequeño momento de iluminación que me llevo a querer reinventarme de muchas formas, incluyendo mi bookstagram y este blog, retomando firmemente mi decisión de leer, e idealmente reseñar, todos los libros de mi librero. Fue así como decidí partir por esta historia que leí en 2018 pero no había reseñado, supongo que por bloqueo escritor. Tengo muchas cosas que decir sobre este libro, así que advierto una reseña larga.

En C.I.-145 todo huele y tiene sabor dulce debido a la fábrica de azúcar. Ahí trabajan todos los ciudadanos adultos, incluidos los padres de Galvarino, un pequeño de 9 años que vivía feliz, compartiendo con sus padres y celebrando las festividades, hasta que la guerra dejó su paso en la ciudad, provocando que sus padres tuvieran que trabajar en la Capital. Por los horarios y el cansancio se veían cada vez menos. Pero una noche, el pobre niño logra despertarse de madrugada para poder ver a sus amados padres y se da cuenta de algo terrible. ¡Los que están en la casa no son sus padres! Así que toma la decisión de ir a buscarlos el mismo a la Capital. Sin embargo, la vida no es tan fácil como uno quisiera. Galvarino tendrá que pasar por muchas cosas en su búsqueda, entre ello conocer a un viejo soldado ciego llamado Acevedo y convertirse en lazarillo.

En todo caso, si quieren que les diga la verdad, eso de que en una guerra finalmente «todos pierden» es muy cierto.

Mencionar que al momento de tomar el libro para la relectura, sinceramente no me acordaba de mucho. Sabía que el libro me había gustado, pero no estaba segura de por qué. Hasta por no recordar pensé que realmente no me había gustado tanto y que quizá al releerlo tomaría la decisión de que tenía que dejar mi librero (quiero quedarme solo con libros que signifiquen mucho para mí y buscarle un nuevo hogar a los demás). Decirles que estaba totalmente equivocada y que es muy probable este libro no se vaya nunca de mi biblioteca. 

Lazarillo La historia nos es narrada por el propio Galvarino, cómo un recuerdo de su niñez. Empieza contándonos muy descriptivamente cómo era la vida en C.I.-145, las costumbres (algunas normales y otras bastante particulares) que ahí existían. Todo muy dulce (y no solo por la fábrica jajaja), para luego dar una vuelta de 180 grados al escenario. Una guerra cuyos resultados luego provocan que los padres del niño desaparezcan, haciendo que este decida ir a buscarlos a un lugar desconocido, donde se encuentra a un soldado ciego y empieza una aventura completamente inesperada.

Me gusta que los personajes se sienten muy humanos. Puede que alguien diga que Galvarino no se siente como un niño de 9 años, pero yo siento que ese es justamente el tema, que él se ve obligado a vivir cosas que lo obligan a actuar de cierta manera, aún cuando él no se siente preparado para ello. Cuando se le permite, es sólo un niño cuyo mayor deseo es estar junto a sus padres. Por otro lado, tenemos a Acevedo, un viejo que lucho en la guerra y no le quedo solo ceguera como consecuencia. Es malhumorado, autoritario, a veces egoísta y si leen el libro puede que al principio queden sorprendidos y hasta perturbados por su actuar, pero les aseguro que todo tiene una razón de ser y que en realidad es una persona de buen corazón (no lo justifico al 100%, pero también hay que considerar que los traumas se manifiestan de distintas formas).

Pero lo que más recuerdo de todo eso son dos cosas: Primero, al cantante de la orquesta de cumbias que animaba la fiesta hasta la madrugada. Todos los años era el mismo, y siempre me divertía muchísimo que a cada rato dijera «¡Azúcar!»

Es interesante cómo el autor agrego una infinidad de pequeños detalles a la trama, que no les mencionaré porque quiero que se sorprendan como yo lo hice. De verdad siento que es un libro excelentemente construido para la pequeña cantidad de páginas que posee, ya que aparte de estas particularidades, en realidad abarca infinidad de temáticas profundas para reflexionar, como la guerra y sus secuelas, la amistad, niñez, bondad, memoria, depresión (adulta e infantil), trastornos alimenticios, pobreza, miedos, traumas postguerra, soledad, cómo la necesidad a veces hace que permitamos que el trabajo nos aleje de nuestros seres queridos, que los niños no siempre están preparados para crecer, el esfuerzo, el amor de familia y de los amigos. Incluso hace mención de algunos aspectos de la vejez y del trastorno discalculia. ¡Todo eso en apenas 159 páginas! Y en ningún momento se vuelve sobrecargado ni nada por el estilo, ya que cada tema se trata de distintas formas, se ahonda en algunos y otros se tratan de forma sutil.

Lo recomiendo muchísimo, especialmente para un bloqueo lector o para cuando se sientan un poco deprimidos. Encuentro que no es un libro para que se quede en tu mente todo el tiempo (por algo yo dos años después de leerlo no recordaba mucho de la historia), sino que es para que te provoque un alivio en el corazoncito, que te haga sonreír, incluso que te saque una pequeña lágrima de la emoción. Para recordarte lo bueno y lo tierno que puede ser el mundo, aún con todas sus dificultades, tristezas y desgracias. Fue toda una experiencia ir leyendo y recordando en el proceso, sobre todo porque le pegue post it con notas. Ver que la Belén de hace dos años y yo nos fijamos y sorprendíamos por las mismas cosas me causo mucha gracia. Por todo esto es que le doy una puntuación de (que por cierto, sigue siendo la misma de hace dos años):
Un gran abrazo para todo el que ha llegado hasta aquí. ¡Nos leemos!

1 comentario:

  1. Que belleza de blog y reseña!! me dieron muchisimas ganas de leerlo, se ve que es perfecto para esos bloqueos lectores.

    ResponderEliminar